El Origen del Grupo Orbis

En este programa Santiago Piedrahíta Montoya, presidente de ORBIS desde 2012, nos cuenta los orígenes del conglomerado antioqueño fundado por Germán Saldarriaga, el cual, como tantos otros líderes, provenía de una familia humilde y trabajadora. Siendo el mayor de sus hermanos, a la edad de veinte años, tras la muerte de su padre hubo de hacerse cargo de su familia, compuesta por 14 hermanos.

Don Germán empezó como dependiente en la Droguería Central, pero al cambiar de dueño perdió su puesto; sin embargo, era reconocido por ser un magnífico vendedor, pues siempre se ganaba la confianza de sus clientes, por lo cual lo llamaron a trabajar en otra droguería, La Antioqueña, en la que luego lo harían socio. No obstante, un incendio cerca al Parque Berrío consumió el negocio y de nuevo se queda sin trabajo.

Con todo, su madre le sugirió que comprara las “cenizas del negocio”; al ir a ver lo que quedaba de la droguería, notó que algunas cosas todavía eran útiles. Así que decidió hipotecar la casa de su madre y la de su esposa, con lo cual obtuvo cinco mil pesos para comprarlo.

Emilio Restrepo Ángel le ofrece ser su socio para hacer de este negocio renacido de la ceniza algo mucho más grande, lo cual se concretó en la creación de la Cacharrería Mundial en el año 1921.

Don Germán entiende que el negocio estriba en ser mayorista, pero no ve empresas relevantes en la ciudad. En 1925 viaja a París en compañía de su esposa para conocer mejor el mercado. Luego, en una corta estadía en la ciudad de Marsella, descubre el mercado del talco con aromas. Ve en ello una oportunidad de negocio y hace un acuerdo de exclusividad para el país, para después comenzar a fabricar el Polvo Coqueta en la ciudad de Medellín.

Así se fue gestando un emporio en tres grandes frentes: la cacharrería, que se fue expandiendo por todo el país en su condición de mayorista; el Polvo Coqueta; y la Dormola: unas goticas que aliviaban el dolor de muelas, muy eficaces en una época en la cual aún no se había desarrollado la odontología.

Hacia 1945 empieza a despertarse un ímpetu industrial en la región. Alberto, su hijo mayor, se fue a estudiar Química en el exterior, y cuando regresa le dice a su padre que hay industrias muy promisorias, como la de pinturas. Don Germán viaja entonces a Nueva York para entrevistarse con Peter Grace, comerciante y exportador que ya tenía negocios de textiles en Colombia y de pinturas en Perú. Ellos se unen y fundan Pintuco en diciembre de 1945.

Luego deciden hacer la comercialización de pintura por dos canales, donde la Cacharrería Mundial cubría una parte del territorio colombiano y Grace la otra, para luego pasar a manos de Germán Saldarriaga. A la muerte de don Germán, en 1972, es su hijo menor quien asume la dirección de la organización, ya que el hijo mayor había fallecido en 1966.

Ya a cargo de la Organización, Luis Germán funda en 1972 Inversiones Mundial y crea un holding, recogiendo todas las inversiones independientes que se habían desarrollado en distintos negocios y en varias ciudades. Además establece un código de gobernabilidad con el fin de garantizar la sostenibilidad de la organización; estipula que el negocio debe ser administrado por profesionales independientes, no relacionados con la familia; así, la familia no puede ser empleada, ni cliente, ni proveedor, hasta quinto grado de consanguinidad, y esto ha sido importante para el crecimiento de la compañía.

“Este fue un desarrollo muy bonito, viene desde el comercio, pasa al mundo industrial y desarrolla un crecimiento básicamente por integración vertical a raíz de que la búsqueda de materias primas era difícil en una economía cerrada que luego generó una oportunidad de negocio”, concluye el presidente del Grupo, Santiago Piedrahíta.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go top